Msd eco

¿Que Hace Especial a Estambul? II Parte.

Dicen que los viaje se viven 3 veces…Cuando lo planeamos, Cundo lo vivimos y cuando lo recordamos. Más bien, te quedará para toda la vida. Bueno, le podemos agregar un poco más: También, el tiempo que tardas en asimilarlo, cuando escuchas o te preguntan sobre anecdotas del viaje, o como me pasa a mí en este preciso momento cuando escribo sobre ellos. Aquí me podría quedar describiendo lo increible que es, si que lo es. ¡La capacidad humana es asombrosa!. En en la primera publicación hice un abre bocas de lo que hace especial a Estambul. Así, pues continuemos este viaje y segundo post, el recuento de los encantos de esta vibrante ciudad.

Antes de nada, debo aclarar que las primeras impresiones no fueron las mejores. La priemera impresión fue un rudimentario recibiemiento por la procedencia de nuestro pasaporte, en donde te hacían un segundo filtro, tan pronto te bajas del avión. Pero Luego, mi atención se centró en ver tantas personas correr para tomar el siguiente avión. Es intrigante, siempre me pregunto ¿A donde irán? ¿Serán turistas, o viajan por trabajo?. Bueno, lo que si era claro es: Que ya no hablabamos el mismo idioma y que el invierno ya tomaba el control.

Los Gatos y el Ojo Turco

Nunca imaginé que esta era la ciudad de los gatos, ellos son los protagonistas y están en todos los lados imaginables. Por ejemplo los puedes ver en las vitrinas de las farmacias, en los centros comerciales, y restaurantes. Incluso en lugares inhóspitos como un refrijerador. No lo creerás, pero ellos de verdad controlan toda la movida de la ciudad. Es común ver la gente alimentandolós en las calles y además casi todos los negocios les proveen comida . Ya sea un hotel de lujo, un restaurante o una farmacia. Es increíble la acogida que tinen con ellos, por lo menos en la alimentación.

De igual manera, es imprescindible el uso del ojo turco, lo usan en todo lo imaginable e inimaginable; Los pisos, en los avisos, como decoración, en todo tipo de colgantes, etc. En lo particular, pude ver y entender, más que un agüero es una tradición, un objeto que se volvió una insignia cultural.

El Ferry

Esta es la parte que definitivamente más me gustó, y es la imagén con la que me quiere quedar. Considero que es algo único, no creo que muchas ciudades en el mundo tengan esta particularidad. Que puedas atravesar de un lado a otro en el ferry, y si quieres puedes tomar un tour que te muestre la ciudad desde el mar. De modo que cierro este viaje a estambul y me quedo con la vista del bosforo, las aves en el mar, un chai, el sabor de un buen lokum (dulce típico) y un exquisito Khavalti (desayuno) de alguna calle escondida de İstiklal Caddesi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.